Marketing AIT/ abril 22, 2020/ General/ 0 comentarios

En AIT entendemos las circunstancias por las que el mundo está pasando, por eso te compartimos 5 puntos principales para continuar con tus actividades empresariales

  • Infraestructura: Contar con un plan de contingencia a través de un DRP (Disaster Recovery Plan) es fundamental, la infraestructura que pueda tener tu organización permitirá a tus empleados trabajar de manera remonta sin necesidad de traslados. Lo primero que hay que tener en cuenta es una infraestructura de servicios en la nube, contar con equipos de back up móviles, y herramientas de software que garanticen la seguridad de la información de tu compañía, además de siempre tener un respaldo de la información de cada empleado actualizada; para puestos críticos es necesario contar con accesos y configuraciones de VPNs (Virtual Private Network) lo que les facilitara su trabajo a distancia sin necesidad de traslado a oficinas.
  • Comunicación: La comunicación generalmente se adapta a las audiencias, ya sean internas: líderes, gerentes, empleados o externas: clientes o proveedores respectivamente. Es importante que sea clara y precisa de lo que se debe de hacer y lo que se espera al momento de realizar trabajo remoto, en la comunicación interna es fundamental transmitir a los empleados tranquilidad sobre sobre las acciones que se realizaran para mantener la continuidad en el servicios así como los principales puntos de contacto a los cuales pueden referirse; en el caso de la comunicación externa es importante transmitir como continuara la operación, los alcances y si surgirá una afectación importante en el servicio que reciben, busca siempre estar en contacto con todas tus audiencias y que la comunicación sea clara y oportuna.
  • Bienestar de los empleados: Evalúa los riesgos para el bienestar físico y financiero de tus empleados y refuerza tus acciones con esfuerzos de mitigación, como realizar una política de trabajo desde casa, comunica seguros patrocinados  por tu empresa y otros beneficios relevantes; proporciona información  acerca de los consejos de salud que deben de seguir y sugiere una medida preventiva y capacítalos para poder realizar trabajo remoto sin bajar su productividad, afectar su bienestar y alcance de metas.
  • Trabajo remoto, flexible y adaptativo: Permite a tus empleados realizar trabajo de manera remota, siempre estableciendo una metodología estructurada para entregables y resultados repetibles, es decir: cuándo, dónde, qué, quién, por y cómo se hace el trabajo. Establece resultados en tiempos determinados, los cuales te ayudarán a identificar crisis y vulnerabilidades, si las entregas no se hacen en tiempo, lo que te permitirá realizar acciones para no parar la operación. Plasma esto en una política y publícala de manera general y oportuna.
  • Gestión de continuidad del negocio: La gestión de la continuidad no se implanta cuando ocurre un desastre, sino que hace referencia a todas aquellas actividades que se llevan a cabo diariamente para mantener el servicio y facilitar la recuperación. Es la actividad que se lleva a cabo en una organización para asegurar que todos los procesos de negocio críticos estarán disponibles para los clientes, proveedores, y otras entidades que deben acceder a ellos.

Estos cinco puntos suelen implicar mucho trabajo, pero es una tarea que a veces las empresas ignoran, las organizaciones necesitan estrategias para prepararse para incidentes como el que actualmente pasamos #COVID19, y necesitan estar preparadas para responder y recuperarse.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*